“Si uno está bien energéticamente, el cuerpo va a estar bien”: La espiritualidad al frente

Un mundo diverso, un universo inmenso, una infinidad de información es lo que caracteriza a la espiritualidad y pocas personas se atreven a enseñarla. Silvia López es analista química, facilitadora, aromaterapeuta, gemoterapeuta, máster en reiki y creadora de Oeste Zen Haedo. Dialogó con Novedades del Oeste para dejarnos descubrir un mundo que la atrapó y por el cual dejó un trabajo de más de 20 años. La limpieza y el cuidado energético le quitan el sueño, es por eso que brinda cursos y talleres para que su conocimiento llegue a más personas que destapen el tabú.

Con un ambiente sencillo de fondo en el que se dejaban ver algunas velas y piedras, Silvia comenzó a explicar quién es: “Me recibí de analista química, trabajé en una empresa de alimentos y después entré efectiva en un banco al que renuncié 22 años después. La hija de mi psicóloga daba una charla de aromaterapia y fui sin ganas, pero salí y me compré un aceite esencial de menta que nunca más dejé de usar”, explicó López.

Los aceites esenciales son preparados que Silvia enseña en sus cursos y talleres. Se trata de un producto que tiene agentes químicos con efectos psicológicos que actúan directamente en el hipotálamo. Las partículas ingresan al organismo por medio del olfato y si el aroma nos agrada, nos produce un efecto particular y personal. Eso le sucedió a la especialista con la menta que lleva en un colgante porque le da tranquilidad y la ayuda a bajar “las revoluciones del día”.

“No entendía por qué me agradaban ciertos olores o por qué me producían distintas cosas, hasta que lo estudié y me di cuenta de que todo estaba relacionado: algunos aceites esenciales salen de los cítricos, que provienen de las plantas, que está vinculado a la fitoterapia y los aromas a la aromaterapia”, explicó López.

Todo es energía

Tanto la aromaterapia como la fitoterapia son disciplinas que intervienen en el ida y vuelta energético que los humanos, los animales, las plantas y las piedras emiten y se esparce. Ambas son muy antiguas y los ancestros las utilizaban a modo de medicina natural, por ejemplo, por medio de la fitoterapia escogían la planta de laurel y, a través de la aromaterapia, utilizaban su fragancia para ahuyentar o repeler las malas energías.

Por otro lado, también existe la gemoterapia, la cual se aboca al estudio de lo que comúnmente denominamos piedras. “Las gemas, cristales o piedras son parte de la tierra y las tenemos que respetar como lo hacemos con cualquier ser humano, animal o planta. Tienen átomos y por eso interactúan con las personas, que también tenemos energías, pero la diferencia es que las piedras son puras y no producen negatividad”, expresó López al respecto.

¿Qué es la energía? “Un átomo tiene un electrón y protón que se mueven constantemente y esa acción produce una energía por el roce interno, y esto pasa en todo lo que vemos. Antes de llegar a ser mantel, esto fue lana, que proviene de una oveja que tiene átomos. Por lo tanto, todo es energía”.

“La mala energía puede causar enfermedades de muerte y la envidia es una de las razones. Se emana la negatividad incluso por medio del pensamiento porque el ser humano suele tener el ego muy alto y cuestiona por qué cierto acontecimiento le pasó a otro y no a él”, aseveró López, quien en sus talleres enseña y explica formas caseras de proteger la casa para ahuyentar las energías de personas negativas.

El poder de las gemas

Las gemas pueden absorber la negatividad del ambiente y, según su recomendación, la turmalina y selenita son las de mayor potencia energética que conviene tener cerca de la entrada de casa.

Cuando López nos acercó una piedra de su estante se apresuró a explicar: “Las piedras que son de otra persona no se tocan porque pueden estar cargadas de mala energía y, en ese caso, la gema está sucia y hay que limpiarla antes de tocarla o directamente, no tocarla”.

Las gemas se rompen, se desarman o comienzan a dejar restos en los estantes cuando verdaderamente están cargadas de energía negativa. En estos casos, tienen que ser devueltas a la tierra, su lugar de origen y nunca se las debe tirar a la basura, como solemos hacer con aquello que ya no nos sirve. En casa, podemos optar por enterrarlas en el jardín o en una maceta.

El interés por lo espiritual

El reiki, el poder de los chacras, la buena y mala energía y las conexiones con el universo son temas que cada vez están más presentes en las conversaciones cotidianas. La búsqueda de una protección y fe renovadas tienden a ser temas que, hasta hace algunos años, eran tabú. Además, el ver para creer se afianzó con las teorías científicas que les dieron un guiño positivo a muchos asuntos relacionados con la espiritualidad.

“Antes, decir que alguien tenía una conexión angelical era sinónimo de estar loco, de delirar, pero ahora se dan a conocer muchas de estas cosas, la ciencia avaló bastante y la gente cree más”, manifestó López. La información, las experiencias y, cada vez con mayor énfasis, las teorías comprobadas circulan por la red y los espacios cotidianos. Algunos eligen creer y otros, enseñar.

“Yo creo que todos venimos a cumplir una parte espiritual en nuestra vida y algunos estamos más evolucionados que otros. Lo ideal es llegar a ser energía pura, pero se trata de un proceso largo. Tengo miles de vidas y recién en ésta estoy evolucionando espiritualmente, ya que estuve varias veces al borde de la muerte, me están poniendo a prueba y estoy sobreviviendo”, declaró López.

Un espacio para aprender

En el centro, Silvia López

Con una historia de vida cargada de pérdidas, idas y venidas y cambios profundos, Silvia López nunca dejó de lado la solidaridad y la vocación de servicio. “Yo siempre tuve una ideología: Hacés las cosas bien o no las hacés, porque si no se hacen bien, se van a tener que volver a hacer. La información no se puede negar a nadie, este mundo me apasiona y tengo que compartirlo”, expresó la aromaterapeuta.

De esta manera, en 2016, López abrió las puertas de Oeste Zen Haedo, un lugar sencillo, cómodo y acogedor, donde los conocimientos se explican, se practican y se aplican. Los cursos y talleres ahondan en el cuidado energético por medio de elementos que fácilmente encontramos en casa.

La aromaterapia, la gemoterapia y el reiki son los pilares de sus clases y la especialista no mezquina su conocimiento: “Los talleres duran más de las horas estimadas porque no me interesa la parte comercial y si alguien quiere saber más, yo le explico con gusto”, aseguró la especialista. La enseñanza le parece un canal para su bienestar y el de otros que quieran conocer la espiritualidad: “Si uno está bien enérgeticamente, el cuerpo también va a estar bien”, concluyó.

Los últimos dos talleres del año son acerca de la limpieza y protección energética: “Vamos a ver que con productos que tenemos en casa, como el vinagre o bicarbonato de sodio, se pueden generar esencias para limpiar el hogar de las malas energías”, explicó López.

  • Viernes 27 de diciembre a las 16hs en Oeste Zen Haedo
  • Sábado 28 de diciembre a las 9hs en Oeste Zen Haedo

Facebook: OesteZenHaedo

WhatsApp: 15-6844-1091

Instagram: oeste_zen

Luciana Prachas

Especial para Novedades del Oeste

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here